Saluda del presidente

“Cuando no tenía conocimiento de causa, vi y aprendí que la gente no daba nada… cuando salía alguien bueno sí te daba algo, te daba amistad, te daba esperanza, te daba calor humano, que es lo que necesitamos todos, calor humano y que nos ayuden en los momentos precisos…”

Estas son palabras de una persona, que por diversas razones, lo pasó mal. Continúa diciendo:

“la familia es el padre y la madre, si hay hermanos o hermanas también cuentan ellos, pero nos damos cuenta de la persona que desde pequeño se las ha tenido que buscar por sí mismo, y es la lucha continua, y un no parar de un sitio a otro… hasta ver la luz. Que la luz es difícil verla,… pero llega un momento que se ve…”

Pues bien, estas palabras llenas de dramatismo y esperanza, reflejan bien la realidad a la que responden muchos enfermos mentales.

Estamos ante una enfermedad devastadora. La persona no sólo pierde la voluntad de hablar y relacionarse con los demás, de trabajar, etc, sino que muchas veces pierde las ganas de vivir, pierde la ilusión, y se ve sumida en un pozo oscuro del que no puede salir…

Es el tipo de enfermedades a mi juicio más incomprendida por la sociedad, la familia e incluso por el propio enfermo que no sólo sufre los efectos y los estragos que en él causa su enfermedad sino que además sufre la incomprensión, la indiferencia, e incluso la marginación y el desprecio de, aunque no muchas, pero sí de ciertas personas incapaces estas en definitiva de Amar y compadecerse de los más débiles. Hasta el punto es así, que para cierta gente, el enfermo mental no es un enfermo, si no un “loco”, otros piensan que estamos en la droga, otros nos tienen en definitiva por lo que no somos. Pues ante todo somos PERSONAS, en la inmensa mayoría de los casos, muy buenas personas, con nuestros valores, creencias, ideas, sentimientos, proyectos de vida, etc.

En la Asociación “Amigos Camino de Futuro”, nos hemos propuesto luchar contra los estigmas sociales que afectan a este tipo de enfermedades. Nos hemos propuesto la asistencia al enfermo en todo lo que pudiera necesitar, nos hemos propuesto la información, no solo a la familia y al enfermo, sino también a la sociedad de quienes somos, como personas, colectivo y asociación.

¿Que sería de este mundo si todos fuéramos iguales… si todos viéramos las cosas de la misma manera?… si Van Gogh no hubiera existido; ¿qué sería hoy del arte?… lo que pasa es que a todos nos aterroriza la idea de ser distintos, por el mero hecho de que vivimos en una sociedad excluyente.

Hubo un hombre, de esos que no ven las cosas como el común de las personas, que estando en un hospital, vio que los médicos que acababan de hacer autopsias se iban inmediatamente a operar a enfermos vivos sin antes lavarse las manos… este hombre lo dijo y esto le costó ser internado en un psiquiátrico de la época… sufrir todo tipo de vejaciones y humillaciones, y finalmente morir a causa de una paliza que le dieron en el mencionado psiquiátrico… pues bien; a los pocos años llegó Pasteur con su microbiología y se demostró que este hombre tenía razón…

Todos conocemos el caso del premio nobel en matemáticas afectado por una dolencia mental, en concreto esquizofrenia,… descubrió las leyes que rigen la economía, y sus teorías se aplican en muchos campos… su vida la podemos conocer fácilmente a través de la película: “Una Mente Prodigiosa”.

Menos conocen el caso de Herman Hesse, premio nobel de literatura, que también padecía la “enfermedad”… autor del “Demian”, “El Lobo Estepario”, “Siddhartha”, entre otros famosos títulos. O el caso del famoso filósofo Friedrich Nietzsche… también padecía esquizofrenia…

El caso es ese, que hay personas con una sobrecarga de vida interior, para los cuales llaman la atención cosas que para los demás pasan desapercibidas, y para los cuales pasan desapercibidas cosas que los demás ven con nitidez… a estas personas se les llama despectivamente locos, sin reparar en que estas personas se ven sometidas a un sufrimiento evitable que radica en la incomprensión y la exclusión por parte de los demás.

Pero no todo es negativo. Hay mucha gente, yo diría que la mayoría, que es buena. Que se propone ayudarnos, defendernos, justificarnos,… esta clase de personas son de los que sí dan… amistad, calor humano, esperanza, un puesto de trabajo, etc,.. son personas que incluyen al enfermo en su círculo,… invitándolo a un café, incluyéndolo en su grupo, en su entorno, en sus vidas,… ni que decir tiene que estas personas salen tremendamente enriquecidas, y el enfermo se ve extremadamente aliviado, por el mero hecho de sentirse comprendido, incluído y aceptado.

Y es que esta enfermedad ataca al centro de la persona y a lo que muchos falsos ilustrados tienen como lo que nos hace personas, esto es, el juicio. Y es por esa razón por la que mucha gente, no sólo te ve como radicalmente distinto, sino que pone en cuestión tu dignidad humana, incluso emite juicios sobre el enfermo a la ligera, sin la más mínima reflexión, sin la más mínima cordura ni sentido de la responsabilidad…

Pero esta asociación espera recoger frutos. Y los frutos que espera no son un gran número de socios, ni recursos económicos, ni cosas por el estilo… los únicos frutos que esperamos es el BIEN que podamos hacer a los ENFERMOS… pues esa es la razón de ser de esta asociación.

Fernando Muñoz Sánchez

4 thoughts on “Saluda del presidente

  1. Yo como padre de un enfermo, los trato mas o meno y hablo con ellos y compruebo que todos son muy buenas personas que ellos no te engañan nunca que siempre dan mucho mas que yo les doy ” claro a su manera” engrandecimiento, en mucho respeto, siles dices que te gustaría algo se desviven para dártelo y cosas. En definitiva que prefiero tratar con ellos que con muchas personas que conozco de los bares, que no saben ni lo que habla. bueno un saludo. juan.

  2. El saludo del presidente me ha conmovido profundamente y ha conseguido que a partir de ahora estime mucho más a cualquier enfermo y lo valore como lo que es: Un crucificado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *